Archivo de la etiqueta: Wwoofer

Yuri: el nuevo voluntario de Casablanca

Este joven brasilero de amplia sonrisa, Yuri, nos acompaña desde el 5 de julio en todas las tareas de la granja. Con mucha simpatía y ganas de aprender hemos compartido actividades y bellos momentos.

Así como en la imagen, Yuri despierta cada día con una gran sonrisa y está siempre dispuesto a colaborar en lo que sea necesario. Además, por sus estudios en ingeniería forestal hemos podido intercambiar diferentes nociones de cultivos y manejo de la tierra.

De Capilla del Monte ha disfrutado mucho sus paisajes y diferentes paseos, como por ejemplo la experiencia de subir el cerro Uritorco y pernoctar allí. Además, por su bella personalidad, ha podido relacionarse con turistas que visitaban Casablanca y lo han invitado a pasear en Buenos Aires.

Podemos afirmar que hemos conocido a una hermosa persona, muy agradable en su trato diario y que no puede ocultar un gran corazón. Te deseamos lo mejor y esperamos que nuestros caminos vuelvan a unirse.

Anuncios

Voluntarios en Casablanca!!!

Desde fines de diciembre nos acompañaron Laurine y Brice dos Jóvenes franceses de Lyon. Hicieron juntos su escuela secundaria y cuando la terminaron decidieron empezar esta aventura

Desarrollaron en la granja todo tipo de actividades con animales, en la huerta y tareas de mantenimiento, siempre dispuestos a trabajar y a aprender. Califican su experiencia en la granja como muy buena. Habían tenido un antecedente de voluntariado en una pequeña granja en Hughes.

El trabajo planteado les pareció muy apropiado, ya que pudieron descubrir la ciudad de Capilla del Monte y sus paseos.

 

 

 

La relación con sus compañeros les resultó amable siempre y les gustó mucho trabajar con animales, cuidar la huerta teniendo en cuenta el calendario lunar y aprender sobre lenguaje de señas. Tanto Brice como Laurine disfrutaron de todo lo realizado y en particular el día que tuvieron que vacunar a los animales.

La familia Perea les resultó muy buena y valoraron mucho el poder pasar con ellos la fiesta de Navidad y Año Nuevo compartiendo, de esa manera, nuestra cultura y por eso nos sentimos muy felices. Ambos recomendarían a otros llevar adelante esta experiencia de voluntariado en Casablanca, ya que se aprende mucho.

“Nos vamos encantados por la acogida, por las buenas comidas, por el alojamiento y además con mucha emoción y agradecidos”, nos cuentan. También esta experiencia les permitió conocer nuevos amigos con los cuales pasaron buenos momentos.

“Ustedes son un equipo maravilloso lleno de buenas cosas y proyectos, nos vamos muy felices y los esperamos en Francia. Love Casablanca for ever”.

Hoy recorren Iguazú y en pocos días realizarán otra experiencia de wwoof en una granja en Paraguay. Les deseamos mucha suerte, también los recordaremos con cariño y esperamos volver a verlos.

“La Granja es perfecta para mí”

Por aproximadamente 20 días hemos compartido el trabajo y nuestra vida con Demian, un francés muy simpático y trabajador. Oriundo del norte de Francia de un pequeño pueblo rural llamado Pont Sur Madon, Damien pudo adaptarse a la vida en Granja Casablanca sin problema y mostrando una gran predisposición a conocer siempre más sobre nuestra cultura y nuestras formas de laboreo.

Damien, voluntariado en La Granja

Nos cuenta que le agrado mucho la experiencia y que a pesar de no manejar mucho el español pudo forjar una muy buena relación con todos nosotros anfitriones y compañeros de trabajo. Nos gusta mucho saber que piensa continuar aprendiendo sobre huerta orgánica y que piensa realizar una propia cuando llegue a su hogar.

En sus propias palabras la estadía en Casablanca podría resumirse así: “La Granja me ofreció todo lo que estaba buscando, después de tres meses de viaje estaba buscando un lugar próximo a un pequeño pueblo para trabajar, pero también para descansar y recargar energías. La Granja es perfecta para mí. Me gustó mucho trabajar con Hugo y Juan Pablo y soy muy feliz de haber tenido la oportunidad de ver la vida en la granja”.

Wwoofers en Casablanca

wwoofersNuevamente podemos contarles que hemos compartido una exitosa experiencia con nuevos voluntarios en nuestra Granja. Ellos son Jana, que nos visitó desde Alemania y Abel oriundo de la ciudad de La Plata.

Compartieron nuestra vida y nuestro trabajo desde el 2 de enero, es decir que con ellos comenzamos a transitar este 2017. Nos dejaron un bello recuerdo de dos personas muy trabajadoras y simpáticas, llenas de inquietudes y ganas de aprender.

Esperamos haber contribuido con nuevos aprendizajes, sobre todo en el tema de siembra: las semillas que hoy vamos viendo crecer son algunas de las que Jana y Abel sembraron tanto cariño. Continúen este viaje creciendo y descubriendo experiencias enriquecedoras.

Pierre y su primera experiencia wwoof

Pierre es un francés muy simpático que compartió parte de su viaje por Argentina junto a nosotros. SI bien había tenido la oportunidad de hacer voluntariados con otro programa esta fue su primera vez en una granja wwoof.

Pierre 08_16 (2)Como una de las cosas que más le gusto de La Granja, nos cuenta que fue la oportunidad de ver al “mouton agneau” (la cría de oveja) con apenas una hora de vida. Le hubiese gustado tener más tiempo para quedarse con nosotros y poder aprender más sobre los cuidados de los animales.

Sobre su visita en Casablanca nos dice: “Quedarme aquí me permitió descansar un poco, disfrutar del ambiente y hacer cosas que no había podido hacer antes, como arreglar mi mochila. Ahora me siento bien para continuar mi viaje. Me encantaría ver fotos de como crecen las flores que planté en la huerta.

SAM_8441Gracias por compartir con nosotros el trabajo, tu sonrisa y la vida. Te deseamos un hermoso viaje conociendo nuestro gran país!!!

Wwoofers que dejan su huella

Marina, Fran y Sophie además de ser voluntarios que  nos acompañaron en el trabajo diario de la granja son tres amorosas personitas que iluminaron nuestro lugar con sus sonrisas y buena onda. Es muy gratificante cuando los woofers que llegan a la granja se convierten en nuevos integrantes de la familia Casablanca, que pasado un tiempo soltamos al mundo, deseándoles grandes alas…

wwoof fran y sophie 005Compartimos más de un mes y medio con Fran y Sophie y unas cuantas semanas con Marina, según sus propias palabras podemos estar contentos al saber que han tenido una experiencia enriquecedora y de provecho, que han aprendido, se han divertido y han conocido un hermoso lugar de nuestro país. Por ello es que aseguran que le recomendarían a otro wwoofer realizar su voluntariado aquí.

MarinaNada mejor que escuchar de los protagonistas lo que tienen para decir, esta es la apreciación de Fran y Sophie sobre lo compartido durante este tiempo: “En Casablanca encontramos una familia que nos recibió con brazos abiertos, encontramos un Oasis a pocas cuadras del centro, amigos, compañeros del día a día, experiencias y conocimientos nuevos. Estuvimos un mes y medio y el tiempo pasó volando, la variedad de cosas para hacer y los distintos desafíos hicieron que así sea. Los vamos a extrañar” y las palabras de Marina: “La visita a Casablanca fue hermosa. Todos los que trabajan allí fueron muy amables y predispuestos a ayudar y enseñar todo lo necesario para el trabajo en la huerta o con animales, pero también sobre la vida, la convivencia, historia y muchas otras cosas. Compartí el voluntariado con otros voluntarios de Wwoof y fue muy interesante compartir la experiencia, el trabajo y los días con ellos. Creo que está bueno, para cuando venís solo, que haya otros voluntarios también. Organizamos actividades para los acampantes en Semana Santa, organizamos cenas y un fogón. Hicimos una compostera urbana para mostrar a la gente cómo se puede hacer una para tener el balcón de sus casas. Pintamos, aprendí de los animales de granja, de fauna silvestre, a sembrar, a trasplantar, desyuyar, control de plagas y sobre el cultivo de un montón de plantas.” 

Podemos asegurarles que nosotros también vamos a extrañarlos, pero recuerden que aquí dejan un nido donde poder regresar cuando lo deseen.